El funambulismo no necesita ni explicación ni mediadores, tampoco los necesita la poesía, pues ambos se basan en la emoción de contemplar el vacío en un instante efímero de creación que se consume en su propia pureza.
-Funámbulus-

sábado, 30 de julio de 2022

SÁTIROS, FAUNOS Y NINFAS

 A veces el poeta no sabe si coger la hoja de acero, sacar punta a su lápiz y hacerse un verso o sacarse una vena y hacerse un muerto.  -Gloria Fuertes-


En una noche tórrida de verano,

un sátiro con el verso erecto se acuesta

en la superficie desnuda de un poema.

Se deja llevar por hipérboles y anáforas.

Se topa con un verso a cuatro patas.

Lo palpa, lo manosea, sílaba a sílaba.

Es un verso tetrasílabo de nalgas pomposas.

Roza los pezones de un pareado de versos orondos.

Desciende por las ondulaciones de la estrofa.

Acaricia versos púbicos.

Explora la hendidura de un verso peludo.

Es lúbrico y esdrújulo.

Sus efluvios son cautivadores.

Mete la lengua hasta el fondo del verso.

Separa el diptongo por el reverso y el anverso.

Hay excitación de vocales y consonantes.

Brotan onomatopeyas incontenibles.

Los versos agudos empiezan a jadear.

Los versos sueltos copulan sin rima ni métrica.

Los versos bisílabos resoplan sofocados.

Aparecen versos enculados por sinalefas y dialefas.

Hay un verbo que no para de conjugar besos impúdicos.

Un pronombre posesivo estampa un verso negro

y provoca un espasmo lírico incontrolado

en el ano de un verso.

El sátiro ya no puede más con tanta orgía de versos.

Con su descomunal falo tetradecasílabo

acaba eyaculando una oda a los faunos y ninfas

que fornican en las puertas del infierno

porque los hombres no saben habitar la Tierra.




miércoles, 15 de junio de 2022

LA DANZA DE LOS CANÍBALES

 Soy la bestia descarriada en un mundo que le es extraño e incomprensible, que ya no encuentra ni su hogar, ni su ambiente, ni su alimento.

                                                  El lobo estepario, Hermann Hesse.


Cada vez me interesa menos todo

Voy a olvidar todo lo que he sido

Quemaré todas mis naves

Abandonaré la muchedumbre sin dejar rastro

Dejaré que me crezca el pelo y las uñas

Caminaré descalzo hasta sangrar y el sol quemará mi piel

Estaré a punto de morir dentro del ojo de un cuervo

Hallaré mi pálpito en el corazón del bosque

Liberaré mi espíritu para que trepe a los árboles

Imitaré el trino de los pájaros al amanecer

Me disolveré como una piedra en el agua de los ríos

Me tumbaré desnudo sobre la hierba viendo pasar las aves

Dejaré que la lluvia se deslice por mi piel y me cubra de barro

Con uñas y dientes ascenderé las montañas más cerca del cielo

Pisaré la nieve que nadie ha pisado

En la soledad de la cumbre percibiré

Los últimos destellos del horizonte

Volveré a creer en los dioses

Estaré a merced del viento y del rayo

Sentiré el frio de la noche bajo las estrellas

Y cuando la luz de la Luna se apodere de mis pupilas

Dejaré de ser hombre para ser animal salvaje.




martes, 7 de junio de 2022

POEMA LARVARIO

 

Lo terrible de haber resucitado es que ya no puedes dejar de ver las cuencas vacías de los muertos.                   

-Beñat Arginzoniz-


Alejado del mundo hallé el silencio del hombre.

Me tumbé bajo la sombra de un árbol.

Fui depositando mi fatiga en la hierba.

Era un buen momento para la lectura.

Fui pasando las hojas del viejo libro.

Ahí estaba escrita toda mi existencia.

Poco a poco llegué al epílogo.

Acaricié las últimas páginas de mi vida.

Y en el último párrafo descubrí.

Que siempre estuve muerto.

Que fui un muerto cualquiera.

Un muerto hacinado entre millones de muertos.

Que vagué como sombra entre sombras.

Por los prados de Asfódelos.

Que luché contra los demonios del Tártaro.

Para recuperar mi alma perdida.

Fue imposible depurar tanto horror.

Y resucité en primavera.

Sin alas. Sin alma.

Como una larva infame.

En medio de la batalla crepuscular.

Bajo un cielo herido desangrándose.

Sobre campos violentos de amapolas encendidas.

Donde la vida se quiebra en un sollozo.

Por el vuelo de la mariposa hacia la muerte.

Ese es el epigrama final disipado por el viento.

Morir sin morir y vivir sin la vida.




martes, 26 de abril de 2022

EL TREN DE LA NOCHE

“Y en la profunda oscuridad permanecí largo tiempo atónito, temeroso…

Soñando sueños que ningún mortal se haya atrevido a soñar jamás”.

                                                                           Edgar Allan Poe 


Es negra la noche, es interminable.

Es el ojo oscuro del universo.

De su negrura nace el misterio oculto.

El miedo a la oscuridad.

En pozos negros de soledad.

En campos sombríos de sangre seca.

Ya no queda nadie en tierra baldía.

Solo vestigios y espectros.

Cenizas del pasado oscuro.

Luces tristes de pueblos vacíos.

Una estación perdida en el tiempo.

Una vía muerta, un vagón moribundo.

Un reloj parado a cien segundos de la medianoche.

Y un andén desolado en la penumbra.

Son testigos mudos, noctámbulos expectantes.

Todos esperan el tren de la noche.

Ya se acerca, viene chillando.

Surge de las tinieblas como una exhalación.

Pasa de largo chirriando chispas de fierro.

Es un tren fantasma devorando sombras.

Rodando sobre hierro por sendas tortuosas.

Hace temblar viejos puentes sobre ríos secos.

Surca tenebrosos abismos escarpados. 

Es una sinuosa serpiente deslizándose hacia su agujero.

A lo lejos, una herida en la montaña se acerca.

Es el túnel abriendo su negra boca.

Dentro vive la obscuridad del mundo.




miércoles, 30 de marzo de 2022

EL PÁLPITO DE LA VIDA

 

Agazapado

como una loba,

el crepúsculo espera

a que salga la Luna

para aullar largamente.

                   -Ángel González-

 

Era un día obscuro.

Todo estaba mal.

Pasa la tormenta.

Irrumpe el sol.

El cielo se ilumina de azul.

La algarabía de los pájaros.

El paisaje  limpio.

Brillan los árboles.

Resplandece la hierbabuena.

El mundo ha cambiado de color.

La tierra está húmeda.

El aire es fresco y perfumado.

Respiro hondo.

Y me invade un atisbo de esperanza.

En ese preciso instante todo es posible.

Creo que lo puedo volver a intentar.




 

lunes, 21 de febrero de 2022

RIGOR MORTIS

 

Cuando descubro a un ser cálido,

descubro la frialdad del mundo.

                                José Narosky


Aquí hace frío, mucho frío.

Estoy tiritando.

Y no es por este clima gélido

que se te hiela el corazón,  

es por la frialdad con la que miras

el sufrimiento de los demás.

Encerrado en tu torre de marfil

vas forjando tu fría biografía,

cómodamente sentado

en un trono de mármol.

Mientras,

la congelación avanza,

y poco a poco,

te vas convirtiendo en una figura helada

de carne humana sin alma,

con una sonrisa glacial en la cara,

como si hubieras muerto de felicidad.




miércoles, 26 de enero de 2022

A LA SOMBRA DEL OLVIDO

 

La vida sigue-dicen-

Pero no siempre es verdad

A veces la vida no sigue.

A veces solo pasan los días.

                                        Karmelo C.Iribarren

Ya no recuerda.

Que fue joven y salvaje.

Tan repleto de vida.

Que la vida se le escapaba.

Por ojos y boca.

Y cantaba.

El himno de la alegría.

Y gritaba.

¡Te quiero amor mío!

¡No pasarán!

¡El pueblo unido, jamás será vencido!

La vida era inagotable.

Y hoy.

Un día cualquiera.

Sentado en el parque.

Hablando solo.

Un anciano vencido.

Ve pasar los días.

Todos iguales.

Mira al infinito.

Es un reloj de arena que se vacía.

Mañana al mirarse en el espejo

verá como un extraño le espía.



lunes, 24 de enero de 2022

LA COLA DEL DIABLO

 

“Todo hombre tiene un diablo y no descansa hasta encontrarlo.”

                                                              Michael Wincott


La Tierra gira y gira.

Y el mundo es una maravilla

cuando los ojos limpios de un niño

se iluminan de ilusión

escuchando la fantasía de un cuento

con candorosa atención.

Acurrucado en su cama

la madre le susurra y lo arropa

y se adormece el angelito

con un beso en la frente

del amor más puro que existe.

Y vuela y vuela.

Su alma diáfana y risueña.

Y sueña y sueña.

Junto a la luna y una estrella.

La Tierra gira y gira.

Y en tan sólo una noche

el niño se hace hombre.

Y el hombre se convierte en diablo.

En tan solo una noche

el mundo es una pesadilla

abarrotada de niños muertos.

Y la Tierra gira y gira.



domingo, 16 de enero de 2022

MEMENTO MORI

 



La poesía es un revolver apuntando al corazón.

                                                                                             Roger Wolfe

El mundo está en guerra.

Y yo estoy en guerra con el mundo.

Es una dura batalla cada día.

Con la vida a flor de piel

la muerte va tomando posiciones.

Hay un francotirador siempre al acecho camuflado en el paisaje.

Oigo como silban las balas a mi alrededor.

Cada vez más cerca.

El cazador ha soltado a sus perros.

Yo continúo avanzando por un instante de vida.

No sigo senda alguna, voy campo a través.

A pecho descubierto por la tierra desnuda.


 ** A todos los que han muerto buscando un futuro mejor y a todos aquellos que lo siguen intentando.




miércoles, 12 de enero de 2022

EL ONANISTA

 ¿Habrá vida antes de la muerte?

                       Antonio Lobo Antunes        

No sé qué me pasa.

Podría ser estreñimiento crónico.

Empujo, empujo y no salen.

No me salen versos delicados con perfumes de flores celestiales.

Solo pedos furibundos y maldiciones.

Y es que algo va mal.

No sé qué pasa pero algo está pasando.

Alguien lleva tiempo moviendo los hilos.

Y algo gordo se nos viene encima.

Hay señales por todas partes.

Aquí y allá algo sucede que no está bien.

Algunos protestan pero no sirve para nada.

Otros lloriquean debajo de sus camas.                                                               

Puede que no sea para tanto, ni soy tan tonto.

Pero dicen que no hay que ser alarmista.

Quizás no ocurra nada y todo siga igual.

Pues sigamos con la fiesta.

Nosotros a lo nuestro.

Que no somos héroes ni mártires.

Disfrutemos de nuestra insignificante existencia,

mientras podamos.

Y si algo pasa………

¡Sálvese quien pueda, cabrones!



viernes, 31 de diciembre de 2021

BESTIATUM


Oh mundo, todo es noche

y la vida es relámpago.

                                              de Octavio Paz

TEOGONIA

Y los bendijo Dios y les dijo:

Fructificad y multiplicaos.

Llenad la tierra y sojuzgadla.

Señoread en los peces del mar.

En las aves de los cielos.

Y en todas las bestias que se mueven sobre la tierra.

BESTIARIO I

Una bola de fuego cruza el firmamento.

Aullidos en las colinas. 

El volcán escupe su ira.

El suelo tiembla y se agrieta.

Se derrumban titanes, cíclopes y centimanos.

Rugen las entrañas y los demonios.

Raíces y gusanos se retuercen.

Bosques que gruñen.

Un árbol se desploma.

Chasquidos de huesos y ramas.

Revuelo de búhos y brujas.

El fuego de una hoguera.

La eclosión. 

Un huevo de gallina incubado por un sapo.

Un lobo se convierte en perro.

El llanto de los esclavos dentro de un amuleto.

La fatiga de los mansos a ras de suelo.

Espinazos doblegados por el hierro candente.

Cencerros atados a los pescuezos.

La sumisión del rebaño al borde del precipicio.

Aves rapaces sobrevolando sus presas.

Y en el horizonte, la tormenta.

Bufan los vientos.

Mar de fondo.

La premonición.

El salitre.

La condenación.

El vértigo se despeña al atardecer.

Abismo de ojos y despojos. 

La estampida, la caída y el golpe.

Berridos, barrancos y piedras.

El mar ruge enfurecido en los acantilados

El oleaje golpea sin piedad los arrecifes.

La carne reventando contra las rocas.

El estrépito de osamentas en escollos yertos.

Pusilánimes y timoratos despedazados.

El fatum de los cobardes.

Y la vorágine del mar tragando todo.

BESTIARIO II

En lo alto de la escarpadura,

el declive del cielo y las estrellas.

Aves marinas abandonan sus nidos 

y se lanzan en picado sin pestañear

sobre el océano oscuro y frío.

Aves que se sumergen

y se convierten en peces relucientes.

Peces que emergen

y se convierten en aves rutilantes.

BESTIARIO III

En el fondo del mar más profundo,

un galeón fantasma ha detenido el tiempo.

Silencio.

Criaturas abisales entre la vida y lo inerte.

Arcanos ancestrales con escafandras de piedra.

Cosmonaves y asteroides caídos del cielo.

Naufragios que aguardan impávidos 

el exterminio de la raza humana.



jueves, 2 de febrero de 2017

EL SILENCIO DE LA NOCHE

Las leyes de la naturaleza
                     son las leyes de mi espíritu.

Bajo la atenta mirada de un cielo estrellado
la noche cubrió mi cuerpo desnudo
con su manto de silencio. 
Y me hice viejo de repente.

Con la fuerza que me quedaba
hundí mis pies entre las piedras.
Y con mis uñas escarbé los pozos más profundos
buscando vida en el infierno.

Alcé mis manos implorando al cielo.
Estirando mis brazos hasta que crujieron.
Me quedé, todo yo, rugoso y seco.
Mi alma y mis dedos se retorcieron.



viernes, 30 de agosto de 2013

HOMBRE DE BARRO


Yo pasaré y apenas habré sido,
-frágil destino de mi pobre arcilla-.
Ángela Figuera Aymerich


A pesar de todo sigo aquí.
Metido dentro de una piedra. 
Sentado sobre la petulancia de mis excrementos. 
Olisqueando el hedor de la existencia. 
Supurando mi perfecta imperfección. 
Escuchando voces, ecos, impulsos. 
Esperando. 
Esperando que la poesía se escriba ella sola. 
Sin mi interferencia de barro sucio. 
Que sea palabra desnuda. 
Que venga como un copo de nieve 
caído del cielo primero. 
Y luego que sea agua pura 
en una lágrima de hielo. 
Agua alegre del arroyo 
huyendo del hombre.



domingo, 28 de julio de 2013

SIROCCO

Alma que como el viento vaga inquieta
y ruge cuando está sobre los mares
y duerme dulcemente en una grieta.
Alfonsina Storni 


Aquella noche calurosa de verano
llamaron aporreando la puerta.
Era un huracán que entró como un torbellino
nublándome la vista,
dejándome sin habla y sin respiración.
Como pude intenté mantenerme en pie
en medio de aquel revuelo de aire húmedo y cálido
que sofocaba mi alma desnuda.
Quise detenerle cerrándole el paso
pero el vendaval ya se había colado en mi habitación
revolviéndolo todo.
Giraba y giraba desbocado entre mis piernas,
resoplando,
metiéndose en todos mis recovecos,
zarandeando mis pechos,
arrancándome la ropa,
alborotando mi pelo
mientras me hacía rodar por los suelos
con estrepitoso resuello.
-¡Para, para, demonio!- acerté a decir con voz trémula.
Y él, arrollador viento de túrbida pasión,
escapó raudo por la ventana,
relinchando como un centauro. 



martes, 23 de julio de 2013

BROMA MACABRA


Ya es demasiado tarde
para un ruego.
Y cuando oigo sus pasos en la escalera
no se me ocurre otra cosa
que tenderme en la cama,
juntar los pies,
cruzar las manos sobre mi pecho,
cerrar los ojos
y hacerme el cadáver.

Ella entra en la habitación.
¡Y no se abalanza sobre mi cuerpo
abrazándome!
¡Y no llora desconsoladamente
sobre mi rostro!
¡Y se va sin darme un beso!

En la soledad y el silencio
de aquella habitación
quedaron tantas cosas ocultas,
perdidas, sin recuerdo,
tantas palabras que no fueron dichas,
tantos gestos inconclusos.......
que allí permanezco inmóvil
como un muerto patético
esperando que llamen a la puerta.



miércoles, 19 de junio de 2013

LADRON DE PALABRAS

Los cuervos arrancan los ojos a los muertos cuando ya no les hacen falta; 
pero los aduladores destruyen las almas de los vivos cegándoles los ojos.
Epicteto

Soy un ladrón de palabras rápido y sigiloso.
Como una serpiente me cuelo entre la multitud
acechando sus conversaciones fortuitas.
Hay palabras que quieren huir despavoridas de sus dueños.
A veces las cazo al vuelo justo antes de que toquen el suelo.
A veces me meto en las bocas calladas, bien adentro, 

para arrebatarles las palabras a mordiscos.
Llego hasta el dolor y el llanto.
Hasta la luz y las sombras.
Llego hasta las entrañas
y arranco las palabras de raíz.
En las noches de luna llena
me deslizo en los lechos de los amantes
y rebusco entre montones de murmullos.
A veces tengo que cavar en las noches más profundas
hasta encontrar aquellas palabras que brillan como una urraca.
Hay mucho que robar

en este viejo mundo de palabras y puñales, 
palabras gastadas,
palabras irreparables que dicen y esconden.
Nada es original
y robo de cualquier sitio que alimente mi imaginación.
Incluso entre las cenizas de una palabra muerta.
Soy un chorizo, un mangante, un ratero, un caco.
Un depredador que lo devora todo.
Películas antiguas y modernas.
Música, libros, cuadros, fotografías y poemas.
Los epitafios de las tumbas.
Los exabruptos obscenos de los palurdos.
Los gritos de los niños jugando en los parques.
El lenguaje de las olas y las nubes habitadas.
La autenticidad es inestimable,
la originalidad no existe.
Nunca quiero las palabras que me regalan,
sólo las quiero robadas, arrebatadas.
Lo importante no es de dónde las robas,
sino a dónde las llevas.
Robo a los ricos para dárselo a los pobres.
Ya no me molesto en disimular mis robos.
Y lo escribo en las paredes:
Palabras para todos,

abolición de la propiedad privada,
las clases sociales
y la explotación del hombre por el hombre.





jueves, 13 de junio de 2013

ACCIDENTE INEVITABLE

Lo juro, la contraseña se llama amor.
Rose Ausländer

-Te quiero mucho- me dijo al abrazarnos.
-Yo a ti también- contesté.
Y me di cuenta de que podía ser cierto.

Confuso, crucé la calle sin mirar
y dejé que la vida me atropellara.





martes, 21 de mayo de 2013

NAIF MAN


La pureza y la simplicidad es la principal línea del Camino.
Lao Tse 


YO SOY CAMINANTE
ANDANDO CAMINO ADELANTE
BUSCANDO UN SITIO PARA DESCANSAR.
LA LLUVIA Y EL VIENTO ME SIGUEN
PORQUE MIS HUELLAS HAN DE BORRAR.

YO ME DIRIJO A UN LUGAR
DONDE LA LIBERTAD
ES UN PÁJARO QUE ME HACE SOÑAR
Y EL VIENTO ME HACE VOLAR.

LOS RÍOS Y LOS VALLES
ME SALUDAN AL PASAR
ALEGRES CANCIONES
PARA MI CANSADO CAMINAR.
EN LA CIMA DE LA MONTAÑA
ES DONDE QUIERO ESTAR
PARA PODER EL CIELO TOCAR.

EN LA CIMA DE LA MONTAÑA
ES DONDE MI ALMA MALTRECHA
QUIERE AULLAR
A LA LUNA Y LAS ESTRELLAS
TODO SU PESAR.

EN LA CIMA DE LA MONTAÑA
ES DONDE QUIERO DESPERTAR
PARA VER AL AMANECER
COMO EL SOL ILUMINA
NUEVOS CAMINOS QUE RECORRER.

YO SOY CAMINANTE
PORQUE LA VIDA ES ANDAR Y AMAR.
MIS LATIDOS RETUMBAN EN LAS MONTAÑAS
MIS SUSPIROS SE LOS LLEVA EL AIRE
MIS LLANTOS SE VAN CON LAS OLAS DEL MAR.


jueves, 2 de mayo de 2013

LA SOMBRA DEL BOXEADOR


Si sale vivo de su match en Nemea podrá, dios Júpiter, honrarte con las costillas que le queden.
LUCILIUS. El boxeador devoto.


Sueño de una sombra es el hombre.
-¡Soy el campeón, soy el campeón!
Es el mono de feria que a todos hace reír.
Está convencido de que esta vez lo conseguirá.
El alcohol y las mujeres ya no existen para él.
La noche es mala y peligrosa.
Disciplina es su lema.
El entrenamiento es su vida.
Por las mañanas footing.
Después todo el día en el gimnasio
El saco, el puching-ball y la comba son sus amigos.
Ellos le ayudan para ser el mejor.
Disciplina es su lema.
Lanza sus puños desde todos los ángulos.
Persigue a sus sombras.
Se encogen, se alargan.
Esquivan, retroceden, avanzan.
Ring de sombras, baile de sombras.
Fantasmas incansables que se burlan de él.
Se enfada y golpea frenéticamente el aire.
Pelea contra las nubes de los sucios ventanales.
Contra la toalla de una percha.
Frente al espejo él es su peor enemigo.
Se responde con fiereza.
Sus derechazos zumban en el aire.
Su izquierda furibunda es un martillo.
Quiere ser el que fue.
Quiere que las cosas no se le vayan de la cabeza.
Vive en las tinieblas desde su último combate.
Disciplina es su lema.
Golpea, golpea y golpea con sus puños de hierro.
El saco se tambalea sin cesar.
Clava sus pies en el suelo
y se dedica a machacar las costillas del gigante.
Ya nadie volverá a reírse de él en las tabernas.
-¡Soy el campeón, soy el campeón!

Sueño de una sombra es el hombre.


jueves, 25 de abril de 2013

REGRESO AL CUADRILATERO


El sufrir merece respeto, el someterse es despreciable.
Victor Hugo


Izquierda, izquierda.
Derecha.
Debe mantener la distancia.
Avanzar y retroceder.
Izquierda, izquierda.
Crochet.
Sabe que no puede parar.
Tiene que seguir moviéndose.
Los brazos y las piernas le pesan.
Izquierda, izquierda
Swing.
Avanzar y retroceder.
Los codos un poco cerrados para proteger el estómago.
Los mueve arriba y abajo para proteger los riñones y el hígado.
Los brazos y las piernas le pesan.
Uno, dos, tres.
Golpes en la cabeza.
Su cabeza es dura.
Pero se le ha metido dentro un pitido ensordecedor.
Ya no escucha los rugidos del público.
Ni sus insultos.
Ni los gritos de los que apuestan.
Tampoco la risa burlona de la chica rubia de la primera fila.
Pero oye como un niño llora en su pecho.
Sabe que se acerca el final.
Está entre las cuerdas.
No puede zafarse, no le quedan fuerzas.
Se abraza a su contrincante.
!Break, break! - Grita el árbitro.
Tiene que aguantar un poco más.
El sabe su oficio.
Lucha cuerpo a cuerpo.
Los golpes en los costados son insistentes y le cortan la respiración.
Siente el olor agrio del sudor y el sufrimiento.
El sabor de la sangre es muy salado.
La náusea de siempre atenaza su boca seca.
Los ojos le escuecen, los párpados le pesan.
El otro púgil es un buen fajador, lo empuja, lo arrincona.
Está entre las cuerdas.
Recibe el impacto de un gancho derecho seguido de otro gancho izquierdo
que le hace escupir el protector.
Todo es silencio.
Los focos del ring se tambalean.
A su alrededor todo da vueltas a cámara lenta.
Su cuerpo es un saco de carne magullada que se desploma.
Ha cumplido con lo pactado,
aguantar nueve rounds y caer en el décimo por nocaut.
Tiene prisa en irse de aquel lugar.
En su casa le esperan.
Hoy sus hijos tendrán algo para cenar.
Su mujer lo curará besando una a una todas sus heridas,
y será cuando toda su vida se concentrará en ese preciso instante.
El resto de su miserable existencia le importa una mierda.