El funambulismo no necesita ni explicación ni mediadores, tampoco los necesita la poesía, pues ambos se basan en la emoción de contemplar el vacío en un instante efímero de creación que se consume en su propia pureza.
-Funámbulus-

martes, 11 de octubre de 2011

AULLIDOS XI

Poseído por los árboles y el viento,
por las montañas y los ríos,
por las noches y tú,
me he convertido en un lunático
de ojos siderales
despojado de todo.
Cada día que pasa
soy más primario,
más animal.
Casi no pienso.
Ya no hablo, aúllo.
Escarbo la tierra
buscando tu rastro.
Te ofrezco mi lengua,
esa que pronunció tu nombre
hasta extinguir la palabra
y el pensamiento humano.
Me gobiernan los sentidos.
Intuyo el peligro.
Ahora solo DESEO.
Deseo mirarte toda.
Olerte entera.
Lamerte el alma.
Morderte.
Amarte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada