El funambulismo no necesita ni explicación ni mediadores, tampoco los necesita la poesía, pues ambos se basan en la emoción de contemplar el vacío en un instante efímero de creación que se consume en su propia pureza.
-Funámbulus-

martes, 11 de octubre de 2011

AULLIDOS V

Ahí estabas tú
en todo su esplendor,
joven y bella
tendida en el prado húmedo
entre amapolas rojas.
Multitud de caracoles
reptaban lentamente
por tu cuerpo desnudo
llenándote de baba purpúrea
y dejándote reluciente
como una ninfa de los bosques.
Y yo allí, catatónico,
mirándote embelesado
como a una Diosa.
¡ Oh, lobo idiota !
Se te está echando encima
la chusma vociferante
y vienen gritando
con espuma en la boca
¡ Ha sido él, ha sido él,
matar al lobo, matar al lobo !

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada