El funambulismo no necesita ni explicación ni mediadores, tampoco los necesita la poesía, pues ambos se basan en la emoción de contemplar el vacío en un instante efímero de creación que se consume en su propia pureza.
-Funámbulus-

lunes, 17 de octubre de 2011

RAYOS Y TRUENOS


Me gustan las noches de tempestad.
El estruendo de los truenos.
El chispazo de los relámpagos.
Tu miedo de niña.
Y es que me abrazas con tanta fuerza.
Te aprietas tanto a mí.
Que puedo palpar todos tus sueños.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada