El funambulismo no necesita ni explicación ni mediadores, tampoco los necesita la poesía, pues ambos se basan en la emoción de contemplar el vacío en un instante efímero de creación que se consume en su propia pureza.
-Funámbulus-

martes, 11 de octubre de 2011

AULLIDOS X

Aquí estoy inmóvil, más estancado que un vicio,
agazapado, como un lobo antropomórfico,
esperando el momento más oportuno
para saltar sobre la presa más decente.
Mientras tanto construyo
los palíndromos más obscenos
para escándalo de las criaturas angelicales.
Es complicado confraternizar
cuando uno tiene el aliento nauseabundo.
Aquí cuelgo mis vísceras
pero sé que algo esplende.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada