El funambulismo no necesita ni explicación ni mediadores, tampoco los necesita la poesía, pues ambos se basan en la emoción de contemplar el vacío en un instante efímero de creación que se consume en su propia pureza.
-Funámbulus-

martes, 11 de octubre de 2011

AULLIDOS VI

Y yo aquí, 
aullándote en mi colina,
buscando crisálidas perdidas
y hurgando en mis entrañas
unos versos imposibles.
Son momentos de síncope
por el narcótico de tus besos
que me convierten en un lobo etrusco
sólo pendiente de ti.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada