El funambulismo no necesita ni explicación ni mediadores, tampoco los necesita la poesía, pues ambos se basan en la emoción de contemplar el vacío en un instante efímero de creación que se consume en su propia pureza.
-Funámbulus-

martes, 11 de octubre de 2011

AULLIDOS II

Largas noches de insomnio
de tormentas y tempestades.
La dolorosa transmutación de hombre a lobo
aullando a la Luna tu nombre.

Mi mente diabólica,
flor sucia de la vida,
te sueña con obsesa lujuria.

Yo en el infierno y tú en el mar jugando con delfines.

Qué fácil sería saltar el abismo,
y abalanzarme sobre ti.
Bastaría un pequeño mordisco en tu cuerpo
para convertirte en una loba famélica.

No temas,
eres intocable, amor imposible.

Yo en el infierno y tú en el mar jugando con delfines.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada